Eligen a la Virgen del Rosario como patrona de El Solar

1741

La Comuna de El Solar eligió por unanimidad a la Virgen del Rosario como su patrona. La decisión fue refrendada por las autoridades locales mediante la ordenanza Nº 006.

La idea fue propuesta por el presidente comunal, Oscar Alfredo Stegmann. La imagen de la virgen se encuentra instalada actualmente en la Plazoleta Independencia.

De este modo, cada 7 de octubre la ciudad celebrará el día de su patrona, la Virgen del Rosario. El primer festejo será el miércoles, con una misa en la gruta de la plaza, a las 10.

Historia

Según la leyenda, a Domingo de Guzmán la Virgen María se le apareció en 1208, en una capilla del monasterio de Prouilhe (Francia) con un rosario en las manos, el cual le enseñó a rezar y le dijo que lo predicara entre los hombres. El santo se lo enseñó a los soldados liderados por su amigo Simón IV de Montfort antes de la Batalla de Muret, cuya victoria se atribuyó a la Virgen María. Por ello, Montfort erigió la primera capilla dedicada a esta advocación.

En el siglo XVI, San Pío V instauró su conmemoración litúrgica el 7 de octubre, aniversario de la victoria en la Batalla de Lepanto, en la que las fuerzas cristianas derrotaron a los turcos que estaban invadiendo Europa (atribuida a la Virgen), denominándola Nuestra Señora de las Victorias.

Cabe recordar también que la Virgen del Rosario está unida a la historia de Paraná y de la provincia de Entre Ríos. Monseñor Guilland, en 1944, le consagra toda la diócesis.

La Virgen bajo esta advocación preside la primera bendición de nuestra bandera, el 25 de mayo de 1812. La Virgen del Rosario es también venerada especialmente en las provincias de Jujuy, San Luis, San Juan y en Mendoza (cuidad que la venera desde 1590).

ORACIÓN A LA VIRGEN DEL ROSARIO

Santísima Virgen del Rosario:

Amada por Dios desde toda la eternidad, viniste al mundo llena de gracia y sin la más ligera sombra de pecado para ser Madre de Jesús y Madre nuestra. Cuando el ángel te saludó en nombre de Dios, respondiste sí a la invitación divina, y el Verbo se hizo carne en tu seno virginal. Desde entonces comenzaste a vivir en íntima comunión con Él los misterios todos de su vida, y te convertiste en Nuestra Señora del Evangelio, de la Redención y de la Gracia.

Junto a la Cruz bebiste con tu hijo Dios el cáliz amargo del dolor y unida a Él mereciste para todos los redimidos la vida eterna. El Espíritu Santo descendió en Pentecostés nuevamente sobre Ti y te consagró Madre de la Iglesia. Coronada ahora en el Cielo como Reina y como Madre de todo lo creado. Tu corazón continúa aquí en la tierra. En El confiamos.

Madre del Rosario acércate aún más a nosotros. Te pedimos por los que no tienen fe o rechazan tu luz. Por los que no tienen pan. Por los enfermos y por los sanos. Por los que viven angustiados o sufren sin esperanzas. Por los hogares que se elevan y por los hogares que amenazan ruinas.

Santifica y fortalece al Papa, el dulce Cristo en la tierra, a los Obispos y sacerdotes, a todos los llamados a seguir más de cerca de Jesucristo.

Enciende en sus corazones un fuego que jamás se extinga.

Madre del Rosario, únenos a Ti en la tierra y llévanos contigo al Cielo.

Así sea.

Fuente: La Sexta